Blog

El Observatori Socioambiental de Menorca (OBSAM) es un proyecto del Institut Menorquí d’Estudis (IME) encargado de recopilar, ordenar y analizar información relevante para la gestión y desarrollo sostenible de Menorca.

Hablamos con David Carreras, director del OBSAM.


¿Cuál es tu trayectoria en el OBSAM?

Actualmente llevo 6 años como director del OBSAM y antes había estado como director de proyectos y técnico-investigador. De manera que, de una forma u otra, he estado vinculado al OBSAM desde sus inicios en septiembre de 1999. Aun así, el observatorio se fue gestando desde la misma declaración de Reserva de Biosfera en octubre de 1993. Desde el principio, el IME tenía que ser el encargado de desarrollar la función logística de la reserva de biosfera. Es decir, las funciones de seguimiento y asesoramiento científico.

Popularmente tenemos más conocimientos de los hábitats terrestres que de los marinos. Podemos reconocer un encinar, una cueva o un pinar fácilmente. ¿Qué información tenemos de los hábitats marinos a nivel científico?

Hablando claro, creo que solo las personas que alguna vez han hecho submarinismo o se han puesto unas gafas de buceo son conscientes de la existencia de todo un paisaje submarino y de la variedad de ambientes que lo componen. Por lo tanto, es también trabajo de los científicos explicar toda la diversidad de hábitats de los fondos marinos, la complejidad estructural que tienen y las presiones y amenazas que sufren. Actualmente gracias a las sondas multihaz, robots submarinos, cámaras de alta resolución y otras nuevas tecnologías, podemos “dibujar en 3D” y mostrar al gran público el aspecto que tiene el fondo marino como si estuvieran volando con una avioneta.

¿Por qué necesitamos una cartografía de hábitats marinos y costeros de las Islas Baleares?

Hoy en día a nadie se le ocurriría iniciar cualquier actuación territorial a gran escala en medio terrestre sin disponer como mínimo de un mapa topográfico y de un mapa de usos del suelo. En el medio marino tendría que ocurrir lo mismo. No podemos poner en práctica la nueva política de pesca o hacer una actuación sobre fondos marinos sin disponer al menos de un mapa batimétrico y de una cartografía de hábitats marinos. ¿A qué hábitats marinos afecta el cable eléctrico submarino que conecta Mallorca y Menorca? ¿Es su trazado idóneo? ¿Dónde se puede fondear sin alterar las praderas de posidonia? Estas son algunas de las preguntas que podemos responder con una buena cartografía de hábitats marinos. Además, con una cartografía digital y mediante herramientas propias de sistemas de información geográfica (SIG) podremos cuantificar las dimensiones de estos hábitats, comparar su evolución a lo largo del tiempo, estudiar su distribución y relacionarla con otras variables.

Del 2016 al 2018 el OBSAM ejecutó el proyecto de Compilación de capas y comunidades bentónicas de los fondos marinos de Menorca. El proyecto de Marilles tiene el mismo espíritu pero quiere recopilar la cartografía de las demás islas. ¿Cuál ha sido la experiencia del proyecto de Menorca? ¿Se está trabajando con las mismas metodologías que se usaron en Menorca?

En este sentido, Menorca y las Pitiusas parten con ventaja, ya que cuentan con una mayor zona prospectada gracias al estudio Ecocartográfico del Ministerio de Medio Ambiente. Otra gran fuente de información es el recientemente finalizado proyecto INDEMARES de la Fundación Biodiversidad. Todo esto sin olvidar las cartografías del equipo del Dr. Ballesteros del CSIC de Blanes que son las más rigurosas. Por lo tanto, nuestro trabajo consiste básicamente en poner toda esta información bajo un mismo sistema de coordenadas; una leyenda de clasificación única y estandarizada; y mirar de corregir algunas desviaciones y vacíos de información existentes. Así es como se ha trabajado en Menorca y ahora queremos hacerlo igual en el resto de islas.

¿En qué consiste el día a día del trabajo de recopilación de cartografía?

El primer paso siempre es conseguir las diferentes bases cartográficas. Puede parecer fácil, pero no siempre es sencillo obtener los datos, a pesar de que se hayan pagado con fondos públicos y a pesar de que el acceso a la información ambiental esté regulado por ley y por convenios internacionales. Algo que he aprendido con los años es que no siempre una información pública es accesible o descargable. Por eso desde el OBSAM luchamos por aglutinar y dar fácil acceso a toda esta información. Cuando ya tienes las capas cartográficas, se trata de unirlas, homogeneizarlas y comprobar los posibles errores. La mayoría de los fallos detectados son detalles que se pueden corregir desde el mismo ordenador a través de SIG y ortofotos. Aun así, los vacíos de información y las dudas requieren de trabajo de campo para identificar correctamente los diferentes hábitats. Aquí ya se necesita una barca, equipo de submarinismo, GPS, ortofotos plastificadas, cámaras subacuáticas, etc.

¿En qué otros aspectos relacionados con el mar Balear estáis trabajando desde el OBSAM?

Ahora mismo tenemos en marcha dos proyectos de seguimiento en Menorca: uno de cobertura y densidad de praderas de posidonia; y otro de censos de peces de especies vulnerables a la pesca. Parecen proyectos sencillos, pero siempre que sales al mar la logística se complica y el coste se dispara. Por esta razón, no sería posible tirar hacia adelante estos proyectos sin crear alianzas con otras entidades. En concreto para estos proyectos colaboramos con la Estació d’Investigació Jaume Ferrer del IEO, la Fundación para la Preservación de Menorca y la Agencia Menorca Reserva de la Biosfera. También junto con diversos coletivos estamos metidos en una plataforma de acción local sobre plásticos, que puede llegar a tener repercusión internacional a través de la Red Mundial de Islas y Zonas Costeras Reservas de Biosfera. Por último, continuamos con nuestra recopilación continua de información del ámbito marino de Menorca, que esperamos que algún día vea la luz en forma de libro.
Es evidente que todos estos trabajos no serían posibles sin un gran equipo de personas y profesionales que tengo como compañeros y colaboradores. Quiero mencionar a Eva, Sònia, Marina, Marta y Marc que son los de la parte marina y ambiental.


Test rápido para enamarados:

Una lectura: Cometas en el cielo, de Khaled Hosseini.
Una imagen, recuerdo o sensación que relacionas con Baleares: la visión de un campo verde que llega hasta el mar con la sensación del viento en la piel.
Una especie marina: las algas del género Cystoseira que forman bosques en miniatura.
Una organización o persona de referencia: Agencia Europea de Medio Ambiente.
Una playa: Cala Mica (Menorca) y alguna otra que no diré.
Una frase que te defina: Para subir una montaña se necesita paciencia y constancia. Me gusta subir montañas.
Optimista, realista o pesimista? Pragmático.

https://www.obsam.cat

@ImeObsam


Entrevistamos a David Carreras, del OBSAM